Mediación familiar en Castilla y León

Mediación Familiar en Castilla y León

La familia, una de las instituciones más valoradas por los ciudadanos, ha experimentado importantes transformaciones en los últimos tiempos.
Acompañar estos procesos de cambio con medidas de apoyo a la familia en función a las necesidades y demandas sociales es un objetivo prioritario para la Junta de Castilla y León.

Número 4 Revista Digital Mundo Mediación

La familia, una de las instituciones más valoradas por los ciudadanos, ha experimentado importantes transformaciones en los últimos tiempos.
Acompañar estos procesos de cambio con medidas de apoyo a la familia en función a las necesidades y demandas sociales es un objetivo prioritario para la Junta de Castilla y León.
En este contexto la mediación familiar se inserta como una formula adecuadamente contrastada para encauzar de forma óptima los conflictos familiares.
La Junta de Castilla y León realiza una apuesta decidida por la mediación familiar habiendo completado la regulación normativa sobre la materia: Ley 1/2006, de 16 de abril de Mediación Familiar de Castilla y León y el Decreto 61/2011, de 13 de octubre, por el que se aprueba el Reglamento de desarrollo de la Ley, lo que supone un reconocimiento oficial a esta figura y a su eficacia.
Se establece la mediación familiar como un instrumento extrajudicial y voluntario de resolución pacifica de conflictos familiares que se concreta en la intervención de un profesional neutral e imparcial en los conflictos que puedan ocurrir en el ámbito familiar, principalmente en los procesos de ruptura de la convivencia, separación o divorcio.
El mediador familiar trata de que las personas lleguen a sus propios acuerdos en torno a todas las cuestiones relativas a su separación, dado que las partes dejarán de ser pareja pero nunca van a dejar de ser padres respecto a sus hijos.
El proceso de mediación lleva a la pareja a un territorio neutral, a una nueva cultura para la PAZ donde no se dan ni ganadores ni perdedores y donde la pareja tiene presente en primer término el bienestar de sus hijos.
La intervención de un mediador familiar también es posible en los supuestos de conflictos en empresas familiares, problemas entre hermanos derivados de la atención de personas dependientes y otros similares.
La eficacia de la mediación familiar está avalada por las experiencias existentes a nivel nacional e internacional. Así podemos decir que sus principales ventajas son:

  • Generar acuerdos para las partes que sean estables en el tiempo y con un mayor grado de cumplimiento.
  • Aminorar las consecuencias negativas de las situaciones de ruptura y de los conflictos familiares.
  • Evitar la apertura de procedimientos judiciales de carácter contencioso, poner fin a los ya iniciados o reducir su alcance.


Y sobre todo…

  • Devuelve el protagonismo a las partes en conflicto
  • Las partes son responsables del conflicto y de su solución.
  • La clave del proceso está en el diálogo


Normativa Reguladora


Normativa Estatal

  • Ley 5/2012, de 6 de julio, de mediación en asuntos civiles y mercantiles

Normativa Autonómica

  • Ley 1/2006, de 6 de abril, de Mediación Familiar de Castilla y León. Modificada por Decreto-
  • Ley 3/2009, de 23 de diciembre, de Medidas de Impulso de las Actividades de Servicios en Castilla y León.
  • Reglamento de desarrollo de la Ley 1/2006, aprobado por Decreto 61/2011, de 13 de octubre

Novedades que aporta la Ley de Mediación Familiar de Castilla y León

La regulación de la Mediación en Castilla y León presenta unas características que la diferencian de otras normativas autonómicas:

  • Ausencia de límites en el grado de parentesco de los familiares para acudir a un procedimiento de mediación.
  • Para garantizar la igualdad de las partes en el procedimiento, se exige que estas tengan capacidad de obrar.
  • Posibilidad de que los mediadores puedan crear equipos, sin perjuicio de que la intervención sea siempre individual
  • Catálogo de derechos y deberes de las partes
  • La solicitud de mediación debe ser realizada por todas las partes en conflicto
  • La mediación gratuita se tramitará de forma independiente y será más beneficiosa que la justicia gratuita
  • Formación mínima de 300 horas para ejercer la mediación familiar.
  • Competencias de la Junta de Castilla y León en mediación familiar
  • Garantizar el cumplimiento de la Ley de Mediación Familiar y del Decreto 61/2011 por el que se aprueba el Reglamento de desarrollo de la Ley
  • Gestionar el Registro de Mediadores Familiares.
  • Organizar y financiar la mediación gratuita.
  • Acreditar la formación en mediación familiar.
  • Investigar, divulgar, facilitar y promover la mediación familiar.

Mediación familiar gratuita


Para las familias cuya situación económica es más precaria se ha articulado un sistema de mediación familiar gratuita.

  • La familia no ha de superar un límite de ingresos definido por el IPREM multiplicado por el número de miembros de la unidad familia que convivan más 1.000€
  • En el supuesto de que haya una persona con discapacidad igual o superior al 65% se computa dos veces el IPREM y si la discapacidad es igual o superior al 33% se computa como una vez y media el IPREM
  • Por cada sesión de mediación se retribuye al mediador con 50 €, con un máximo de 400 € por el proceso de mediación completo.
  • El beneficio de la gratuidad puede corresponder a todas las partes o sólo a una.

De Enero a Julio de 2012 se han presentado 24 solicitudes de mediación familiar gratuita, de las que se han concedido 10, se denegaron 3, 8 fueron desistidas y 3 se encuentran en trámite.


Registro de mediadores familiares

Siguiendo lo establecido en la Ley 1/2006 de Mediación Familiar de Castilla y León, la Junta de Castilla y León ha creado un Registro de mediadores familiares.
Para poder inscribirse en dicho registro se han de cumplir una serie de requisitos:

  • Tener una Titulación Universitaria en Derecho, Psicología, Psicopedagogía, Sociología, Pedagogía, Trabajo Social o cualquier otra licenciatura o diplomatura de carácter social, educativo, psicológico, jurídico o sanitario.
  • Tener una formación específica en mediación familiar de 300 horas.
  • Presentar declaración responsable ante el Registro de Mediadores Familiares, con carácter previo al inicio de su actividad

Actualmente en nuestra Comunidad tenemos registrados un total de 189 mediadores que cubren todo el territorio de Castilla y León, si bien con una distribución muy desigual siendo Valladolid y Burgos las provincias con mayor número de mediadores y Segovia y Soria las que cuentan con un número mas reducido. Todos ellos cuentan con una formación especializada acreditada en mediación familiar. La mayoría son licenciados en derecho y en un segundo término psicólogos y trabajadores sociales. Los tipos de conflicto más frecuentes son el régimen de visitas, guarda y custodia y las pensiones alimenticias. El número de sesiones llevadas a cabo en cada proceso esta en una media de 5 sesiones
Apoyo, promoción y difusión como retos de la mediación familiar

¿Cuáles son los retos que tiene la mediación familiar?

    • Formación: Es fundamental realizar una formación específica y de calidad e impartida por profesionales mediadores acreditados. Sería interesante que existieran unos criterios generales sobre la formación que fueran aplicables en todo el Estado.
    • Sensibilización: Es muy importante sensibilizar a profesionales (abogados, psicólogos, médicos etc.) y a la población en general de las ventajas de la mediación como forma pacifica de resolver los conflictos. Es especialmente necesario que los abogados conozcan la mediación y se formen para que tomen conciencia de las ventajas que supone frente al proceso contencioso.
    • Difusión de la mediación: A través de jornadas, foros, acercamiento a los medios de comunicación (TV, radio etc.), visitas específicas de mediadores a: centros de acción social, centros de salud, centros educativos, AMPAS Asociaciones, Ayuntamientos etc.
    • Voluntariedad/obligatoriedad de la mediación: Es un debate del que no podemos dejar de mencionar. La legislación en Castilla y León optó claramente por la voluntariedad, pero desde diversos foros los profesionales se plantean la conveniencia de implantar con carácter obligatorio al menos alguna de sus fases.
  • Colaboración institucional: Cortes generales y autonómicas,  Administración de Justicia,  Jueces y Magistrados, Universidades y Colegios profesionales y  Asociaciones profesionales de mediadores.

Desde el Consejo General del Poder Judicial se han implantado diversas experiencias piloto en el ámbito intrajudicial en la jurisdicción de familia (Barcelona, Pamplona, Madrid, Valladolid…). En estos casos el papel del juez es fundamental, para discernir qué conflictos pueden derivarse a mediación. La remisión a mediación se ha utilizado en procesos de separación y divorcio, modificación de medidas definitivas, procedimientos de liquidación económica y de ejecución de sentencia.
Las Universidades y los Colegios profesionales tienen un papel muy importante en la formación de los mediadores y también en la formación y sensibilización de todos los profesionales que intervienen de alguna manera con las familias.
Por ultimo manifestar que la cultura de la mediación en sus diversos ámbitos familiar, penal, escolar e intercultural es una respuesta humanista frente al conflicto. Es respetar y proteger la dignidad de las personas. Es apostar por la tolerancia, la empatía, el diálogo, la igualdad contribuyendo encauzar el conflicto de una forma positiva.

Medición Familiar Castilla y León

Carlos Raúl de Pablos Pérez.
Director General de Familia y Políticas Sociales. Junta de Castilla y León.

Mundo Mediación © 2019. Todos los derechos reservados